SOBRARON 45' EN LA CIUDADELA

Fue empate en 1 entre San Martín y Quilmes por la 9° fecha del Torneo de la B Nacional.

Ayer, La Ciudadela fue, una vez más, “El Estadio más caliente del país”… pero además de su hinchada, la sensación térmica de la provincia superaba los 40°, a las 17.30, cuando nos acercábamos al lugar de la cita.

A nadie pareció importarle, ya que con un marco impresionante de público y con su euforia de siempre, San Martín y Quilmes se enfrentaban por la 9° fecha del Torneo de la B Nacional.

En los primeros minutos del encuentro, el “Santo” manejaba la pelota y Quilmes se acomodaba en el campo. Aprovechaba y atacaba, sin éxito, pero marcaba sus llegadas al arco rival. Y así, sin mucho más, llegó el gol. A los 12’, tras un centro de Busse, que iba dirigido a Bieler, se cruzó Albarracín, con la intención de desviarla, con su pierna derecha, pero se metió en medio del arco, fuerte y sin reacción de Trípodi. Desató un grito desaforado para los hinchas, los jugadores, el cuerpo técnico…. Todos quienes anhelaban una victoria, que iba tomando forma y que le daba tiempo al “Santo”, en todo lo que quedaba del encuentro para asegurar el resultado.

La siguiente jugada interesante fue un remate matador de Nouet desde afuera del área, imparable, pero que se fue rozando el palo izquierdo de Arce.

Desde este punto, el partido se estancó y aletargados por el calor, los jugadores, de ambos equipos no reaccionaban; los “cerveceros” aprovechaban cualquier momento para refrescarse, tanto así, que a los 30’, el árbitro concedió unos minutos para rehidratarse. Y el equipo local, más aclimatado a estas situaciones, no supo aprovechar ese peso a su favor.

A los 39’, se detuvieron los corazones, porque salió Arce a cortar un ataque, bloqueando el disparo de Nouet, pero sin intenciones y claramente dirigido a cubrir la pelota; el árbitro vio falta del arquero, lo amonestó y sancionó un penal inexistente, para que Caneo, con un tiro fuerte, al medio y abajo, ponga el 1 a 1 en La Ciudadela.

El rojiblanco veía la oportunidad de ponerse en ventaja en la última de la primera parte, con un tiro libre frente al arco que Bieler no pudo convertir. Y esta fue una falla recurrente en el equipo dirigido por Cagna: no poder aprovechar pelotas paradas, ubicadas favorablemente, cerca del área, y convertirlas, o por lo menos, sumar llegadas convincentes, oportunidades de gol.

El segundo tiempo siguió la misma línea: el “Santo” se animaba, pero no convencía, no llegaba y esto propició los cambios, en ambos elencos, pero que tampoco dieron resultados. San Martín parecía haberse quedado en el vestuario. Un par de remates aislados, por cada lado fueron las más claras de esta parte, que se teñía aún más del letargo, del cansancio, del desgaste de los primeros 45.

Otro punto, la llegada del “Santo”, centro de Busse, al punto del penal, dirigido a Bieler, que llegaba a cabecear. Pero Trípodi, salió a cortar, con los puños y la rodilla arriba, derribando al delantero de San Martín, en un claro penal que no fue sancionado por el árbitro Pablo Echeverría. El “Taca” quedó tendido unos momentos, tras el duro golpe y se sancionó córner para los locales.

A los 23’ y en medio del flujo de cambios de jugadores, Gonzalo Rodríguez tuvo la única clara de esta parte: remató desde afuera pero se fue cerca del palo derecho del guardameta rival.

Pero el cuestionado desempeño del árbitro no cubre las falencias del equipo, que se estanca, que no tiene ideas, que no avanza y a veces, como ayer, parece no invitado a su propia fiesta.

Al “Santo” le falta llegar al ataque, le falta crear situaciones concretas, viables y convertirlas. Porque necesita goles, necesita ganar, necesita asegurar los partidos y no sufrirlos.

La gente se fue con un sabor amargo (llegando a enfrentarse entre sí por diferentes opiniones en cuanto al equipo) por un partido que se iba ganando, frente a un rival que vino a defenderse, no apostó a nada y se vio golpeado por la situación climática. Pero no sólo por el resultado, también por la falta de juego, porque San Martín no genera, no ataca y de esta forma, los puntos que se escapan ahora, son los que después se lamentan y se sufren. No todo está perdido, hay tiempo, pero que se viene reduciendo con el pasar de las fechas.

El “Santo” suma 12 puntos, con dos victorias, seis empates y una derrota. En la próxima fecha, visitará a Sarmiento de Junín.


Notas Relacionadas

Envía tu comentario