EL "SANTO" LO DIO VUELTA Y PUSO LA FIESTA

En La Ciudadela se jugó la revancha del Clásico Tucumano. Terminó con un resultado global de 3 a 2 favorable a los "Santos".

Clima de fiesta en el Barrio Ciudadela desde temprano. Familias completas llegaban al Estadio para alentar a San Martín que recibía a Atlético por la revancha del clásico tucumano.

A cancha llena, ingresaron los equipos en medio de una fiesta. Minuto de silencio por Roldán, exjugador del club que supo llevar el equipo a primera, hermano del recordado Jacinto Eusebio, que falleció hace 10 días.

Comenzaba el partido que desde la previa se esperaba fuera cerrado y muy peleado, nadie iba a regalar nada. San Martín empezaba, con el primer toque de Bieler y con el incesante aliento de su gente.

Los primeros minutos tuvieron al “Santo” contra su arco, en un par de situaciones que hicieron preocupar a más de uno, pero el arquero Carranza mostraba algunas de sus habilidades. Mientras avanzaba la primera parte, los locales se iban encontrando en el campo y desplegando así algo más de su juego. Atlético, sin jugar mejor, dominaba esta parte del encuentro; y el resultado se mantuvo en blanco hasta los 41’. Un rebote del arquero “ciruja” tras un tiro libre desde afuera del área, le cayó a Aliendro que puso el 0-1 a favor de la visita. Y sin mucho más, terminó el primer tiempo.

 

La segunda mitad se presentó distinta, con todos los roces típicos de un partido de esta magnitud. Y el “Santo” empezó a mostrar de qué está hecho, dominando desde el principio. Ambos tuvieron oportunidades que les permitieron lucirse a los arqueros: Luchetti y Carranza tuvieron una buena tarde, de salvadas claves y muy oportunas.

A los 26’, llegó el empate: de contra, el “Taca” la bajó de cabeza, en la medialuna del área, y asistió perfectamente a Costa que llegaba a toda velocidad, la picó y desató la alegría de las cuatro esquinas del Estadio.

No pasó mucho tiempo, 7 minutos y San Martín lo daba vuelta. Cambio de frente de Arregui, un bombazo desde cerca de la mitad de la cancha, directo a Espíndola… Espíndola tomó una página del libro del “Taca” Bieler y se despachó con un GO-LA-ZO. Corrió por la izquierda y desde la esquina del área grande la clavó en el ángulo. Inatajable. Maravilloso estreno para uno de los refuerzos del equipo de Forestello.

Desde acá, el “Santo” se regodeó, manejó la pelota, disfrutó del juego y se lució. Tanto así, que a los 43, Abero, tras cometer una falta, desató su furia con Costa que estaba en el piso, propinándole varias patadas en el cuerpo y se fue expulsado. Una actitud que esperamos no se repita, porque atenta contra el fair-play y el objetivo del juego.

Lo último, un tiro libre para la visita que se fue muy desviado. Y el árbitro Baliño, pitó el final del partido con triunfo para San Martín y alegría para todo el “Pueblo Ciruja”.

Así, el “Santo” se hizo con la Copa Honorable Legislatura de Tucumán, que le sirve de incentivo emocional, levanta la moral y corona el gran momento del club de La Ciudadela, que espera ansioso el inicio de la Superliga y el siguiente cruce por Copa Argentina.


Notas Relacionadas

Envía tu comentario