Ingresar    Registrarse  

Franco Romero

Columnista
francoromero@laweek.com.ar
+54 9 381 671-2772
“LA PELOTA NO SE MANCHA"
16-02-2017 13:01:52 hs.

Desde hace varias décadas que se habla de la violencia del fútbol, tanto dentro como fuera de la cancha. Mientras escribo estas líneas, se me viene a la cabeza la famosa y célebre frase de Diego Armando Maradona (cuando en una bombonera repleta se despedía del fútbol): “la pelota no se mancha”.



Pero los protagonistas dentro del campo de juego parecen no ser conscientes acerca de esta problemática que aqueja y está matando lentamente al futbol. Son ellos quienes muchas veces “deberían” dar el ejemplo. Párrafo aparte para aquellos hinchas disfrazados de barras bravas que ven al futbol, ese deporte que despierta la pasión de multitudes, como un negocio, en el cual todos los fines de semana dejan una historia trágica para contar.



Lo raramente llamativo y triste es que en la actualidad los hechos de violencia en las canchas, se han convertido cada vez en algo más natural y usual para esta sociedad “violenta”, y “enferma”. Los hechos de violencia no discriminan condición social, color o raza.



Y eso fue lo que sucedió esta semana dos veces, primero vamos al ámbito local. El domingo en el estadio “La Ciudadela”, se disputaba el partido amistoso entre San Martin de Tucumán – Banfield en la búsqueda de encontrar un rodaje futbolístico. Lo que debería haber sido una fiesta para los hinchas “santos” (aunque perdieron el partido 1-0), terminó en tragedia. Horas después de haber finalizado el encuentro, en las inmediaciones del estadio se encontraba un grupo de hinchas pertenecientes a la facción conocida como “La Matienzo”. Al parecer a ese lugar también llegó otro grupo que sería de “La Brava” y, como suele pasar, se produjeron discusiones y enfrentamientos con balas de fuego. El saldo dos heridos, uno recibió un disparo en la cabeza y actualmente se encuentra en grave estado, mientras que un segundo joven fue herido en la espalda.



Para no ser menos, nuestros vecinos de la provincia de Salta, también quisieron ser noticia por este tipo de hechos bochornosos y lamentables. Y vaya que lo consiguieron. Ayer se disputaba el encuentro  de vuelta entre Central Norte y Talleres de Perico por la Copa Argentina. El encuentro terminó 1-0 a favor de la visita, que de todas maneras terminó eliminado por haber perdido 2-0 en la ida como local. Al finalizar el encuentro hubo un altercado entre jugadores de ambos equipos dentro del campo de juego. Pero lo peor estaba por venir cuando los visitantes se dirigían a la “manga” para intentar llegar al vestuario, un alcanza pelotas salteño, golpeó al jugador Franco Sosa y se produjo el enfrentamiento.



Sosa reaccionó frente a la agresión de este auxiliar y lo persiguió varios metros por el campo de juego, junto con su compañero David Argañaraz, que en su afán por impactarle al agresor una patada voladora, (si, leyó bien), terminó lastimándose seriamente la rodilla izquierda. Una vez en el piso, Argañaraz fue golpeado bruscamente por dos personas que luego fueron apresadas por la intervención de la policía.



Estos tristes hechos de violencia dentro y fuera de la cancha, nos llevan a la reflexión: ¿Hasta cuándo habrá que seguir observando estos hechos lamentables?, ¿No son los jugadores quienes deben dar el ejemplo?, ¿Por qué la justicia y el estado no pone realmente mano dura, y empieza a implementar una vez por todas el derecho de admisión o el AFA plus en los estadios?, ¿Por qué los barras se manejan con tal impunidad, si todos saben con nombre y apellido, quiénes son?.¿Cuando los directivos de los Clubes y los jugadores dejaran de ser funcionales a estos sujetos? Estos son algunos de los interrogantes que siguen y seguirán sin tener respuesta en nuestro amado futbol argentino.