Ingresar    Registrarse  

Elio Oktubre

Columnista
eliooktubre@laweek.com.ar
3813586373
LA CUERDA A PUNTO DE CORTARSE EN AFA
11-02-2017 11:44:43 hs.

Una marea de incertidumbres, sospechas, confabulaciones, acusaciones y deudas envuelve y aplasta a la sumamente deteriorada y roída Asociación del Fútbol Argentino (AFA).  Se habla de una “grieta” entre los dirigentes (cualquier parecido con los términos que se usan para describir la realidad política del país nos es ninguna coincidencia, solamente se trata de que los términos los imponen los mismos multimedios), que hay alianzas pro “Chiqui” Tapia y alianzas pro Tinelli. Hay una danza en los medios de comunicación de apellidos como Pérez (Armando), Tapia (Ricardo), Tinelli (Marcelo), Russo (Nicolás) o Angelici (Daniel) que un día pueden proclamar principios de acuerdo y avances y al día siguiente salen a desestimar esa visión optimista. En los mismos medios, hay también una catarata de nombres, siempre extranjeros -in english-, de empresas que querrían comprar los derechos de televisación del fútbol argentino. Hay clubes que tienen peso en AFA, hay otros que zapatean siempre sobre un piso de gomaespuma. La mayoría de los clubes del ascenso parecen enanos detrás de una barra de bar haciendo solicitudes y pedidos que nadie, ningún barman, estaría dispuesto a satisfacer. Los clubes con poder, con peso, se muestran atrapados por la gula y reacios a cualquier signo de mayor igualdad en el reparto de la torta. Interminables amagues para definir cuándo se realizarán las elecciones, y rechazos hacia afuera de la cancha para dar a conocer los nombres de quiénes serían los posibles candidatos a presidir la averiada institución.Deudas y sospechas de corrupción por aquí, deudas y sospechas de corrupción por allá, en todos los rincones, debajo de las alfombras, en el sótano.Deudas de la AFA con los clubes, de los clubes con la AFA, de los clubes con los futbolistas, de la AFA con sus empleados, del Gobierno Nacional con la AFA, etc. Que el Presidente  de la Nación declara que el fútbol debería pagar impuestos (un día de estos va a pretender que la flora y la fauna nacional paguen impuestos por ocupar terrenos estatales). Que se viene la Superliga, que ese proyecto es inviable. Que el fútbol vuelve, que el fútbol no vuelve. Que en el medio de todos los líos salen a la luz audios que nos hacen escuchar lo que ya todos sabemos sobre las influencias de algunos dirigentes y la predisposición a ser condescendientes que tienen otros.



                Sin embargo, a pesar de esta realidad incierta y preocupante, durante esta semana, el martes luego de casi tres horas de reunión en un hotel de Retiro, dirigentes del ascenso y de la primera división del fútbol argentino anunciaron un principio de acuerdo para normalizar la AFA y para que vuelva a rodar la pelota a partir de los primeros días de marzo. El cronograma establece que el 27 de febrero se realizará una Asamblea en la que se reformará el estatuto, se rescindirá el contrato con el Fútbol Para Todos, se rubricará el convenio con los nuevos dueños de los derechos de TV y se creará la Superliga (ese día 27 es feriado de carnaval, por lo que lo más probable es que se pase para el 28 o el primero de marzo).También se acordó que el 16 de marzo se realizarán las elecciones: habrá 22 asambleístas de primera y 21 del ascenso y las ligas del interior.Construido este marco, los dirigentes estiman que el fútbol podría volver el próximo 3 de marzo, siempre y cuando se cancele el vínculo con el Gobierno y se apruebe la oferta de alguna de las cadenas interesadas en transmitir el fútbol. Pero, todo avance en AFA tiene un pero en el zapato, el acuerdo resulta frágil, pues si bien el ascenso consiguió adelantar un mes las elecciones con respecto a lo programado por la FIFA (16 de marzo en lugar del 28 de abril), sus máximos referentes pretendían adelantarlas aún más. También querían votar con el estatuto vigente, y no con el reformado, el cual les limita la representatividad, reduciendo sus votos de 45 a 21 y perdiendo la mayoría automática. Puede ocurrir que las categorías del ascenso reprueben el acuerdo.



                Así las cosas, la institución que debe organizar el fútbol se encuentra sumida en un interminable vaivén. Tiran de un lado, tiran del otro. Un grupo quiere jalar a favor de “los herederos del ‘Todo Pasa’”, el otro grupo hacia aquellos que parecen liderar la promesa de “Todo está por pasar”. La cuerda, pobre cuerda, luce sucia, embarrada, remendada y ajada, con hilachas que anuncian que está pronta a cortarse definitivamente.



                En resumen, la descripta actualidad de la AFA, agobiada de tira y aflojes, de dichos y desdichos, de indefiniciones y, sobre todo, de deudas y sospechas de corrupción, oscurece y vuelve tenebroso el futuro del fútbol argentino.