Ingresar    Registrarse  

Juan Valenzuela

Columnista
contacto@laweek.com.ar
El club como pilar del desarrollo del deportista
28-11-2016 21:43:36 hs.

Suena como una obviedad la afirmación (decir que un club es importante para el desarrollo de un deportista), pero vale la pena realizar un pequeño análisis al respecto.



Así como la escuela se creó para formar y educar a los ciudadanos de la Nación, los clubes aparecieron (inicialmente) en las grandes ciudades por la necesidad de las personas de ocupar sus momentos de ocio, socializando con otras personas mediante actividades deportivas, recreativas o culturales.



No pasó mucho tiempo para que los clubes dieran un especial interés a las ofertas deportivas para sus socios. Transitaron desde principios del siglo XX hasta la actualidad una increíble transformación, dada principalmente por las nuevas demandas sociales y económicas que fueron surgiendo.



Así como los clubes fueron evolucionando, también lo hicieron las competencias deportivas, los dirigentes, los entrenadores, la preparación física, los accesorios deportivos, etc. Hubo una creciente especialización en cada uno de éstos aspectos, generando una revolución deportiva.



Hablar hoy de un club nos representa un lugar donde se comparte con amigos, donde se enfrentan desafíos, donde se conoce gente y lugares nuevos, donde se cuida la salud, donde se crece como profesional y como persona. El club se convirtió en una institución fundamental en la vida del ciudadano argentino.



Corresponde aquí hacer mención también a otros establecimientos que asumen roles similares a los clubes, como ser gimnasios de musculación o entrenamiento, academias de baile, etc.



 



La Matriz Deportiva Nacional



Hay naciones donde la intervención del Estado en la contención deportiva de la población es muy alta. Otros lugares donde la contención deportiva se reparte entre el Estado, las instituciones educativas y los clubes. En el caso de la Argentina, la Matriz Deportiva Nacional está compuesta principalmente por los clubes.



Si tuviéramos que medir la importancia de los clubes en el éxito del deporte argentino, no dudaríamos ni un segundo en que son la columna vertebral, el corazón y el cerebro del éxito. El trabajo de los clubes es la materia prima de la cual se nutrieron los grandes equipos que triunfaron a nivel internacional. Ejemplos hay de todas las disciplinas, generalmente grupales:




  • Fútbol (Copas Libertadores y Sudamericanas de clubes varios)

  • Básquet (Generación Dorada)

  • Hockey (Leonas y Leones)

  • Rugby (Los Pumas)

  • Voley (Torneos Sudamericanos – Mundiales de Clubes)

  • Handbol (Los Gladiadores)

  • Futsal (Campeones Mundiales)

  • Tenis (Copa Davis)

  • Artes marciales (Podios olímpicos en Judo)



Todas estas disciplinas son practicadas masivamente en clubes de todo el país. Se compiten en campeonatos de distintas categorías y niveles. Se dictan cursos de capacitación, clínicas, campus de perfeccionamiento. Además que los clubes invierten mucho dinero en mejorar sus instalaciones. La incidencia que tiene el Estado en la formación inicial del deportista es menor. Recién interviene en una etapa avanzada (en los casos que son financiados por el ENARD, por ejemplo).



No quedan dudas de que los clubes son los verdaderos responsables del Milagro Deportivo Argentino. Sería bueno que, como vimos en las columnas anteriores, se integren a ésta cadena de formación de atletas dos eslabones con directa relación: la Escuela, inculcando valores a los deportistas y siendo el nexo que lleve a los chicos hacia los clubes. Y el Estado, planificando una política deportiva integral y a largo plazo que facilite el trabajo de los clubes.



Está visto que los clubes, en general, encontraron su rumbo. Veremos en las próximas columnas como los distintos niveles del Estado pueden colaborar con el desarrollo del deportista.



Muchas gracias por la lectura. Espero sus comentarios y, si les gustó, lo puedan compartir. Hasta la próxima columna…