Ingresar    Registrarse  

Columnistas Invitados

Columnista
invitados@laweek.com.ar
SOÑAR NO CUESTA NADA
25-11-2016 11:50:24 hs.

Desde que Argentina consiguió el pase  a su quinta final de Copa Davis volvió a proyectarse en el inconsciente, tanto de los integrantes del equipo argentino como de todos los amantes del tenis que hay en nuestros país, ese sueño postergado de ver a un grupo de tenistas argentinos de pie, colmados de satisfacción, al lado de ese mítico, inmenso y esquivo trofeo que es “La Davis”.



               Se trata de un sueño truncado para el tenis nacional, del que ya nos despertaron cuatro veces. El primer cachetazo nos lo dieron en 1981, entre McEnroe y  Tanner nos despabilaron de lo que era un sueño perfecto con Vilas y Clerc formando dupla y coronándose campeones. Luego, 26 años más tarde, las frazadas fueron insuficientes y el recio frío de Moscú en combinación con la dinámica (casi mecácnia) de Davydenko y la maestría de Safín nos devolvieron a la cruda realidad de la derrota. En 2008, todo parecía dado para que se pudiesen silenciar definitivamente los fantasmas de pesadillas pretéritas; se jugaba de local, en la “ciudad feliz”, contra una España que por lesión llegó sin el  –por ese entonces- imbatible “Rafa” Nadal, con Nalbandian y Del Potro en un buen momento tenístico, pero no pudo ser, otra vez el despertar  fue con una caída contundente (1-3). Tres años después, nuevamente España, esta vez en Sevilla, nos zamarreó  de derecha y revés sobre una cama de polvo de ladrillo y con Nadal disfrazado de Freddy Krueger  sólo nos dio la chance de un breve sopor, no hubo casi tiempo para conciliar ni un efímero sueño, fue otro 1-3 sin atenuantes.



               Pero aquellas pesadillas ya quedaron en el pasado. En la realidad de este 2016, por lo tanto, el tenis argentino tiene una quinta oportunidad para anhelar ganar la Copa Davis, para anhelar que el despertar, por fin, llegue con lágrimas que empapen sonrisas y festejos. Tras vencer a Polonia, Italia y Gran Bretaña (todas las series en condición de visitante) en las instancias anteriores el equipo comandado por Daniel Orsanic accedió a la final, donde tendrá que enfrentarse  al muy duro combinado de Croacia.



             Desde hoy se comienza a escribir una nueva historia, se arranca a escribir la verdad de esta quinta final. Mañana desde las 10, con el Arena Zagreb como escenario, Juan Martín Del Potro, Federico Delbonis, Leonardo Mayer y Guido Pella intentarán llevar sus nombres al cielo del tenis mundial. Qué lindo que es soñar...