Ingresar    Registrarse  

Franco Romero

Columnista
francoromero@laweek.com.ar
+54 9 381 671-2772
EL DECANO EMBORACHÓ AL TOMBA
27-08-2017 22:56:07 hs.

Bajo unos 30 grados y un sol radiante que ardía en el Jardín de la republica el decano saltaba a un Monumental prácticamente repleto a pesar del feo horario que dispuso la AFA.

El match comenzaba como cada vez que el “deca” juega en su casa. Presionando arriba, haciendo valer su hinchada y  sobretodo la localía. Y vaya que le funcionó. Rápidamente se hizo dueño de un partido que  jugaba solo. El “tomba” no podía hacer pie en suelo tucumano, estaba bastante impreciso en los pases, carecía de juego colectivo y  profundidad de cara al arco rival. Así transcurrieron los primeros 10 minutos.

A los 12 del primer tiempo avisó el elenco de Zielinski. Tras una falta a Barbona (el mejor jugador del primer tiempo, lejos) Rodríguez se hizo cargo del tiro libre que terminó en las manos del arquero Burián. Minutos después, a los 16 para ser más preciso, llegó un córner ejecutado de la esquina de Laprida y Chile de los pies de Gervasio Núñez que se la puso como con un guante a Sbuttoni que solo tuvo que poner la cabeza y direccionar la pelota. 1-0 arriba el decano que supo golpear en el momento preciso.

Tras el gol, empezó a manejar la pelota en los pies de Barbona, Aliendro y el uruguayo Freitas que tuvo un gran debut en el mediocampo local. A los 22 llegó la segunda cachetada de Atlético. Tras un grosero error del arquero visitante que intentó salir jugando y mucho mérito de la presión alta, vino el segundo del decano. Barbona recuperó la pelota, centró para el pulga que se estaba relamiendo en el punto de penal, paró la pelota, se tomó el tiempo que solo los distintos disponen en el área y la mandó a guardar. 114 goles para el ídolo que cada partido agiganta aún más su figura y se encuentra solo a 6 goles de ser el máximo artillero de la historia celeste y blanca. 2-0 arriba el local y parecía que se le venía la noche a la visita.

Con esta sintonía continuó y terminó la primera mitad. Atlético era amo y señor no solo del partido sino también del juego y del resultado. La gente muy conforme.

El segundo tiempo parecía estar de más luego de lo visto los 45 minutos iniciales. Pero Godoy Cruz se encargó de demostrar que no quería ser partenaire en la fiesta del decano, sino que quería ser el protagonista. De a poco empezó a demostrar sociedades en el juego colectivo, quitándole la pelota y el mediocampo a Atlético que volvió a cometer el mismo error que contra Independiente por la Copa. Conformarse con el resultado y relajarse. Regaló la pelota a su rival y a medida que pasaban los minutos se atrincheraba en su arco, esperando una conexión entre sus mediocampistas y delanteros que nunca llegó.

A los 12 minutos del segundo tiempo, tras una jugada bastante sucia en el área local que los defensores no pusieron sacar, Olivares ponía el descuento para la visita que era muy superior durante ese tramo del cotejo. Tras el descuento, Atlético pareció sentir la cachetada y respondió rápido con un remate cruzado de Núñez que el arquero Ramírez (había ingresado por el lesionado Burián) pudo mandar al córner. Pero todo quedó ahí, en un parecer. Ya que esta fue la única aproximación que se le  puede contabilizar al decano en el segundo tiempo. Los minutos pasaron, Godoy Cruz intentaba llegar al arco de Lucchetti para marcar el empate pero ninguna jugada fue de tanto riesgo como para incluirla en esta crónica. Lo sí hay que destacar es que nuevamente Atlético demostró tener dos caras de una misma moneda. La que demostró durante el primer tiempo, siendo superior a su rival, jugando, marcando, corriendo, metiendo y presionando. Y la del segundo tiempo. Aquella donde se empieza a refugiar atrás, para intentar resguardar el resultado, por motivos de cansancio o por directivas de su técnico. Lo que cierto es que Atlético empezó ganando, lo cual es importante y sus refuerzos volvieron a pagar con creces. Caso Freitas y García. 



FOTO: Nino Castro