Ingresar    Registrarse  

Franco Romero

Columnista
francoromero@laweek.com.ar
+54 9 381 671-2772
EL PRÍNCIPE DEL GOL
18-08-2017 12:47:46 hs.

Tras una ausencia de 11 años, Milito se puso nuevamente la celeste y blanca en la victoria por 3-1 de la academia ante Defensa y Justicia en el cual Milito anotó el tercer gol. 

En 2003, el “príncipe” como se lo apodó en esos tiempos se marchó al futbol del viejo continente con la intención de triunfar y conquistar títulos como ya lo había hecho en Racing. Tras 33 años de sequía, los 8 goles de Diego ayudaron a la academia a levantar un título que le era esquivo. Su destino fue Italia, particularmente el Genoa que durante esos años jugaba en la segunda división, y de la mano de Milito y sus 35 goles supo ascender a la Serie A (máxima categoría del futbol italiano). 

Luego quien posó sus ojos en el goleador argentino fue Real Zaragoza, que buscaba un reemplazante para David Villa que había pasado al Valencia. Allí Diego, supo disputar varias temporadas (2005- 2008)  y marcar 61 goles lo cual lo llevaron a ser una de las figuras del club español. En el año 2009 el club italiano volvió a contratar los servicios de Milito que no defraudaría. En 28 partidos jugados marcó 21 goles, algo que pocos delanteros podían hacer. Luego de esa imponente marca goleadora era sabido que varios clubes de primer nivel posarían sus ojos en él. Puntualmente el Inter de Milán fue quién pagó 25 millones de euros por el delantero que era furor en ese momento en Italia. 

En el club Milanés, Milito pasó gran parte de carrera, jugó 5 temporadas y ganó cualquier cantidad de títulos como Copa Italia, Serie A, Supercopa de Italia, Champions League y Mundial de Clubes en 2010, mientras que en 2011 consiguió otra Copa Italia. En 160 partidos  marcó 76 goles, casi un promedio de medio gol por partido, lo cual lo llevó también a convertirse en ídolo de la escuadra “neroazzurra”.

Luego de su exitoso paso por Italia, Gabriel Alberto Milito, decidió volver a su primer amor, a su querido Racing Club, que desde aquel 2001 no había podido saborear otro campeonato. En su último paso por la academia “Diegol” como también se lo conocía jugó 73 partidos, marcó 22 goles y volvió a dar otra vuelta olímpica de la mano de Diego Cocca. Milito un jugador que parece haber sido tocado por la varita del gol y la de los títulos importantes, supo convertirse en ídolo de multitudes y será recordado muchos años por sus logros y hazañas.