Ingresar    Registrarse  

Columnistas Invitados

Columnista
invitados@laweek.com.ar
EL ETERNO RESPLANDOR DE LA GENERACION DORADA
28-10-2016 00:09:22 hs.

 Parecía inalcanzable, un horizonte que estaba allá a lo lejos en las alturas, en una galaxia “muy, muy lejana”. La NBA era un sueño que los basquetbolistas argentinos casi que ni se atrevían a soñar. Pero eso fue dejado en el pasado cuando la Generación Dorada de nuestro básquet tuvo la osadía de comenzar a anhelarlo con convicción y  de lograrlo en base a talento y esfuerzo. Actualmente, con los debuts de Nicolás Brussino (en Dallas Mavericks) y Nicolás Laprovittola (en San Antonio Spurs) producidos ayer, en el inicio de la temporada 2016/17, ya son once los estelares compatriotas que pueden colgarse la medalla de haber jugado en la máxima elite del básquetbol mundial.



  El bonaerense, Nicolás Laprovittola, fue parte del gran triunfo de San Antonio Spurs 129-100 sobre Golden State Warriors. El base de 26 años de edad ingresó con el match ya definido y si bien perdió una de las primeras pelotas que tocó, luego se focalizó y repartió una asistencia. Mientras que el alero oriundo de Santa Fe, Nicolás Brussino, a sus 23 años, participó 34 segundos en la derrota de Dallas ante Indiana por 130-121 y se anotó una asistencia en la planilla personal. Además de los dos debutantes, Emmanuel Ginóbili (en su decimocuarta temporada consecutiva)  y Luis Scola (en su novena temporada) continúan aportando su talento,  su sacrificio y su experiencia para los Spurs y Brooklyn respectivamente.



 En conclusión, para que esta actualidad reluciente del básquet argentino en la galaxia llamada NBA sea posible lo sembrado y cosechado por la Generación Dorada, tanto colectiva como individualmente, fue vital. Por eso hoy podemos afirmar que esa Generación Dorada continúa resplandeciendo.



Por: Elio Neme