Ingresar    Registrarse  

Celeste Brancatella

Columnista
celestebrancatella@laweek.com.ar
EXCESO DE GENTE Y PIROTECNIA EN LOS ESTADIOS ¿QUIÉN ES EL RESPONSABLE?
27-10-2016 11:24:56 hs.

El pasado fin de semana le tocó a Atlético Tucumán recibir a Boca. Esto generó revuelo en la provincia y fanáticos de ambos equipos asistieron al Estadio Monumental José Fierro, para disfrutar de un espectáculo que pocas veces se ve en Tucumán.



Luego de toda la fiesta vivida, el estadio fue clausurado, desde Defensa Civil informaron que se debió, por un lado al exceso de gente que había ingresado, por otro a la pirotecnia utilizada dentro del mismo.



La cantidad de personas que habían dentro del lugar excedía la capacidad máxima. Pero ¿quién tiene la culpa realmente?



Por un lado, el club habría vendido entradas demás, este motivo también fue causa de clausura en el club de La Ciudadela hace algunos meses, por otra parte quien controlaban el ingreso era la policía. En ese caso, si hubiese sucedido alguna avalancha a la hora de gritar un gol o por distintos motivos, ¿quien se hubiese hecho responsable, sobre quíen recaería la culpa? Aún es difícil de responder.



La policía culpa al club por la venta excesiva y consideró al dejar entrar esa “gente de espacio más” que esa decisión era la correcta ya que, en caso de no dejar ingresar a personas que ya habían conseguido su entrada, probablemente eso podía terminar en desmanes fuera del estadio y se arriesgaron a que todo ocurriese adentro.



Por otra parte, quien se encarga del cacheo, ¿quien revisa que ingresen o no pirotecnia? ¿con qué criterio se realizan los cacheos?



Los interrogantes surgen cuando uno va a la cancha y le piden que deje en puerta una lapicera, por ejemplificar, por el mero hecho de que es un elemento ‘contundente’. Lo raro es que por la otra puerta se está dejando entrar fuegos de artificio, prohibidos hace ya algún tiempo luego de que un hombre falleciera cuando una bengala pegó en su garganta provocándole la muerte.



Al respecto algunos policías responsabilizan a la gente del propio club que “también efectúa el control correspondiente.” Mientras tanto y hasta que se disipan estas dudas, los hechos siguen ocurriendo, los controles no se llevan a cabo con responsabilidad y la seguridad de la gente en estos espectáculos parece no interesar.



Por: Celeste Brancatella



Twitter: @mcelestebg