Ingresar    Registrarse  

Gonzalo Salvatierra

Columnista
gonzalosalvatierra@laweek.com.ar
3816450660
SE CUMPLE UN NUEVO ANIVERSARIO DEL “CONTRATO DEL SIGLO”
04-06-2017 15:07:35 hs.

El próximo 4 de junio se cumplen 35 años desde la contratación de Diego Maradona al Barcelona de España. Sin embargo, esa contratación no fue la primera que intentó hacerse de los servicios del “Pibe de Oro”.



En 1977, José María Minguella, intermediario del club catalán, vio por primera vez a Diego jugando para Argentinos Juniors. Fue algo fortuito, ya que él se encontraba en el país buscando un wing derecho para el club Burgos. El elegido era el “Zurdo” López, jugador de Argentinos Juniors. La impresión fue tan buena, que allí mismo cerró trato con el presidente Próspero Cónsoli, por 100.000 dólares. Sin embargo, la dirigencia de Barcelona no aceptó pagar ese dinero por un chico de tan sólo 16 años.



En 1980, volvió a intentarlo, con la anuencia de la directiva catalana. Y llegaron rápidamente a un acuerdo. Pero Julio Grondona, ya presidente de la AFA, le dijo que había un problema con el transfer. En realidad, el gobierno de la dictadura militar se había opuesto a la venta. El tristemente célebre almirante Carlos Lacoste le dijo: “El jugador no puede irse porque la patria lo necesita. Si usted quiere hacer negocios en este país, nosotros le podemos facilitar otros. Pero de éste, olvídese. Hasta después de España 82 Maradona no se irá”. Finalmente, el pase se concretó el 4 de Junio de 1982.



1.200 millones de pesetas fue el precio final de la compra. Una maleta cargada de billetes marchaba, a cambio aterrizaba una mente díscola, desvergonzada, ilusionada y cargada de sueños de grandeza. Un joven futbolista que abandonaba su fuerte arraigo para cruzar el océano e intentar triunfar con lo suyo, un balón en los pies, en el nuevo continente, en la ciudad más cosmopolita de España.



El contrato se firmó en Barcelona, con un permiso especial de César Luis Menotti, ya que la selección estaba concentrada en Alicante, esperando el debut Mundial.

Maradona llegaba así bajo una gran presión. Al peso de un traspaso sin parangón, se le unía la responsabilidad de comandar a los suyos a fin de conseguir el único título que faltaba en las vitrinas azulgranas y la difícil labor de hacer olvidar al futbolista que sustituía con su llegada.



La inmadura personalidad de un joven Diego debía soportar todas esas cargas. Circunstancias a las que se unirían las propias de un vestuario y el desconocimiento y las particularidades de una liga distinta a la sudamericana.



El paso del Diego por el ‘Blaugrana’ no fue del todo positivo. Su entrenador, Menotti, decidió echarlo tras una temporada debido a que, según el propio jugador, comenzó a consumir drogas por lo que no comenzó a entrenarse con normalidad.



Tan es así que Menotti y los dirigentes del club español decidieron entrenar por la tarde ya que a Maradona no le gustaba levantarse temprano, bueno, a Menotti tampoco, pero las drogas en uno realmente hacía mella.



En su estadía, Maradon logró dos títulos: Copa de la Liga y la Copa del Rey. Luego, por unos 7 millones de Euro, fue vendido al Nápoli.