Ingresar    Registrarse  

Franco Romero

Columnista
francoromero@laweek.com.ar
+54 9 381 671-2772
LA NARANJA MECÁNICA
14-04-2017 19:06:07 hs.

De hace un tiempo hasta la actualidad que el vóley tucumano no tiene la notoriedad que tuvo y tendrá por estos días. Más precisamente desde el 2004 cuando Swiss Medical Monteros gritó campeón en la Liga A1 ganándole nada más ni nada menos que a Bolívar, aquel equipo repleto de estrellas que se perfilaba como favorito a ganar la liga. Contra todos esos pronósticos el equipo que en ese momento comandaba Waldo Kantor y lideraba en la cancha Hugo Conte supo dar el batacazo.



Ahora es el momento de Monteros Vóley, equipo que como dijeron sus propios jugadores no estaba en el mapa o el radar de aquellos argentinos amantes y seguidores del vóley. En la temporada pasada el “Naranja” ya demostraba que aspiraba a cosas importantes, logró llegar a cuartos de final en la Liga A2. Por eso este año sus dirigentes, jugadores e hinchas se propusieron mejorar lo hecho anteriormente. Y vaya si no lo hicieron.



Comenzaron por contratar un técnico experimentado como Alejandro Grossi, un técnico que ya había tenido un paso por Monteros y por otros clubes de la Liga A2 (Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires, Gigantes del Sur, UNTREF, etc.) Grossi llegó a Tucumán con la idea y la convicción de formar un grupo consolidado (que ya contaba entre sus filas con jugadores experimentados como Viegas, Figueroa, Frontini, entre otros), estructurado y poder estar entre los cuatro mejores equipos de la Liga. Este año el torneo perfilaba como el mejor de los últimos tiempos en relación a calidad y cantidad de equipos participantes. Por eso el objetivo propuesto por el DT “Naranja” no parecía nada sencillo, sumado a que comenzaron los entrenamientos más tarde que el resto de los equipos.



Desde su debut ante Jujuy Vóley hasta la semifinal contra UVT en la cual logró el deseado y anhelado ascenso a la Liga A1 y codearse con los grandes del vóley argentino, Monteros demostró una solidez y una regularidad envidiable. Solamente perdió 3 partidos de los prácticamente 20 que jugó, lo cual demuestra a la larga que es merecido el lugar que ocupa. Después de haber conseguido el primer objetivo (ascender a la máxima categoría del vóley argentino), ahora Monteros busca cerrar esta temporada con la Copa. En la primera final disputada en Santa Fe frente a Libertad de San Jerónimo,Monteros lo derrotó por 3-1 (parciales de 25-22, 22-25, 25-20 y 25-19) y quedo a un paso de consagrarse campeón y cerrar una temporada de ensueño con el ascenso y la Copa.