Ingresar    Registrarse  

Gonzalo Salvatierra

Columnista
gonzalosalvatierra@laweek.com.ar
3816450660
EL ASCENSO QUE NO FUE
05-04-2017 00:53:54 hs.

Durante el fin de semana recordé el glorioso 1999 para Atlético Tucumán, sobre todo, el partido contra Chacarita. Esa semi-final que se ganó con gol de Mauro Amato, pero, que, en la vuelta, se perdió y el 'funebrero' disputó la final contra Instituto, quien, a la postre, ascendió a primera división.



En ese partido, tenía 8 años y el fútbol se transformaba en mi pasión. Me dirigí con mi viejo al sector de la Laprida. La cancha explotaba y no era para menos. Atlético tenía un equipo que daba para ilusionarse. En el arco estaba Milton Pardal, en la línea de fondo estaban Fernández, Beltrán (gran baluarte), Biasotto y Fernando Clementz. En el medio estaban Beltrán (jugador muy criticado en la tribuna por su liviandad dentro del campo), José Martínez, Marcelino Galoppo (jugador baldosero si los hay) y arriba jugaban Mauro Amato, Adrián Czornomaz y Diego Graieb. En ese equipo demostraba su categoria un tal Raúl Aredes.



El partido, esa semis con Chaca, era clave porque el empate no nos servía ya que el equipo de Buenos Aires contaba con ventaja deportiva. Entonces, el 'Deca' debía ganar acá y allá conseguir un buen resultado. Teníamos un poder ofensivo muy interesante ya que habíamos hecho 40 goles y contábamos con el goleador del torneo (Adrián Czornomaz) y de local prácticamente no nos ganaban.



Del otro lado estaba Chacarita. El 'funebrero' tenía un equipo que, con el diario del lunes, sería reconocido porque muchos de su plantel terminarán jugando muchos años en primera. En el banco de suplentes estaba sentado Héctor 'Chulo' Rivoira. En el arco estaba Jorge Vivaldo, en ese año ya tenía 32 pirulos. En el fondo formaba con una línea de tres: Diego Otaño, Mario Sciaqua, Hernán Pagés. Dentro de los mediocampistas estaban Diego 'Burrito' Rivero (jugador de Boca y San Lorenzo), Fabio Boujón, Fabio Schiavi (hermano de Rolando 'Flaco' Schiavi), Mario Mignini y, en la delantera, Silvio Carrario y Sergio Rondina (ex-entrenador de Quilmes)



El partido se vivía intensamente. La línea de tres que propuso Humberto Zuccarelli (entrenador decano) rindió muy bien y le permitió al equipo hacer diferencia numérica en el medio. Por eso, José Martínez -un ex funebrero- puso un peaje en el círculo central y Clementz e Ibáñez inquietaron siempre por los laterales. Además, cuando Mauro Amato se animó, complicó con su gambeta. Justamente el volante recibió solito y solo un centro en el área -Fernando Cassano quedó enganchado y lo habilitó- y de media vuelta sacó un remate alto que no pudo contener Vivaldo. En el festejo, recuerdo comenzar en la Laprida y terminar atrás del arco de Vivaldo. Mucha euforia. 



El partido de vuelta fue distinto, Chacarita jugó mejor y se llevó la victoria por 2 a 1. Me acuerdo de Sergio Bustos y un gol imposible de errar. El relator no podía creer el gol que erraba el delantero y su grito de "la suerte del campeón" terminaba de hundir al 'deca' a permanecer un año más sin su ansiado ascenso a primera.