Ingresar    Registrarse  

Franco Romero

Columnista
francoromero@laweek.com.ar
+54 9 381 671-2772
¿QUÉ PASÓ LIONEL?
31-03-2017 21:28:17 hs.

“Tómatela. Ándate a la c... de tu madre” fueron las palabras textuales que Lionel Messi lanzó enojado al juez de línea brasilero, Emerson Augusto de Carvalho, por haber levantado la bandera para cobrar una infracción, mientras se disputaba el partido entre Argentina – Chile por las Eliminatorias Sudamericanas rumbo a Rusia 2018.

Estas palabras fueron el detonante para que, desde el pasado jueves hasta hoy, no se hablara de otra cosa que no sea este tema en el ámbito deportivo. Pasado el encuentro todo terminó “normal”. Argentina ganó su partido, volvió a meterse en zona de clasificación directa (vale aclarar que jugó mal) pero nadie sabía la tormenta que se le venía a Messi ni mucho menos a la selección argentina.

Horas después se empezó a rumorear fuera de micrófonos que la FIFA podía llegar a  sancionar de oficio al “10” argentino por sus duras palabras. Se rumoreaba porque cuando terminó el partido, ni el árbitro del encuentro Sandro Ricci, ni sus colaboradores, redactaron en el informe haber sido insultados por Messi, con lo cual el rumor parecía perder fuerza. Digo parecía, porque más tarde fue la misma FIFA quien tomó cartas en el asunto y actuó de oficio. A su oficina le llegaron las imágenes televisivas, en las cuales se notaba claramente el insulto del 10. Según diario Olé, el brasileño Wilson Seneme (presidente de la comisión de árbitros de la Conmebol) habría sido quien mando el video a la FIFA, motivando que ésta actuara de oficio. Y así fue como la FIFA decidió darle cuatro fechas de suspensión al crack argentino.

Tamaña sanción, parece extremadamente dura para Lionel Messi si uno se pone a pensar que no es un jugador de esos denominados “calentón”, acostumbrado a irse de boca en los partidos o pegar patadas que concluyan en una expulsión. Lo cierto es que si uno se pone a buscar antecedentes en los cuales la FIFA haya actuado de oficio se dará cuenta que la sanción está bien impuesta. El año pasado Gary Medel (jugador de Chile), fue suspendido igual cantidad de partidos por haber insultado al árbitro argentino Néstor Pitana. El 2015 hubo dos casos más: Neymar también fue suspendido cuatro fechas por haber insultado al árbitro Enrique Osses, mientras se disputaba el partido Brasil – Colombia. Pero el caso que más rápido se nos viene a la cabeza es el de Jara (jugador de Chile) con Edison Cavani (jugador de Uruguay) en la Copa América. Jara le introdujo el dedo en el ano de Cavani, que reaccionó y le dio un golpe en su cara. La FIFA observó este hecho y decidió suspender de oficio al jugador chileno pero solamente dándole 3 fechas, lo cual me lleva a pensar: ¿Por qué se castiga con mayor severidad a quién brinda un insulto por sobre quién genera un daño o un perjuicio en la integridad física del adversario? Ojo, esto no quiere decir que esté justificando el accionar de Messi o que crea que no merecía ser sancionado. Lo que hizo el 10 argentino es totalmente repudiable y no debe hacerse en ningún caso y bajo ninguna circunstancias, pero todos aquellos que algunas vez hemos jugado al fútbol, entendemos que es parte del deporte, por ahí enojarse y largar un insulto y no así meterle el dedo en la cola a un adversario para intentar sacar ventaja.

Lo cierto es que Argentina intentará apelar la sanción, tratando de bajar la cantidad de fechas de suspensión, para que Lionel Messi pueda volver a estar cuanto antes dentro de la cancha porque Argentina y el mundo futbolístico lo necesitan. Ya pasó la primera de las cuatro fechas y el equipo de Bauza notó su ausencia. Perdió en su visita a La Paz (Bolivia) 2-0. Los otros tres partidos que deberá afrontar Argentina sin Messi, serán Uruguay en Montevideo, Perú y Venezuela en Buenos Aires y Ecuador en Quito, esperando que puedan conseguirse puntos importantes, porque hoy la realidad indica que Argentina está más fuera que dentro del Mundial.