Ingresar    Registrarse  

Antonella Sansone

Columnista
antosansone@laweek.com.ar
NO COUNT: LA ASOCIACIÓN TUCUMANA DE BOXEO VUELVE A LA PELEA
14-03-2017 14:24:29 hs.

La buena noticia de esta semana es que la suspensión que marginaba a la Asociación Tucumana de Boxeo se ha levantado y se encuentra nuevamente afiliada a la Federación Argentina de Boxeo.



  El día del Boxeador del año pasado, 14 de Septiembre, no fue un día de festejo en nuestra provincia, ya que el Consejo Directivo de la FAB, respaldado por el Tribunal de Disciplina de la misma institución y luego de “una larga y completa investigación” (como reza el comunicado emitido oportunamente) dictaminó la suspensión de la ATB y de todos sus integrantes por el término de un año.



  Se la acusaba de varios y graves incumplimientos reglamentarios, entre ellos, irregularidades en sus formas de organizar peleas, adoptar medidas disciplinarias injustificadas y mal desempeño de sus funcionarios en diferentes oportunidades; además posibles suplantaciones de identidad (profesionales en peleas amateurs, menores de edad e incluso no- boxeadores), violencia de género, estafas al público, prohibiciones de acceso a la prensa y hasta organizaciones de festivales y peleas (aun luego de efectiva la primera suspensión a la ATB y a la Comisión Municipal de Box) fiscalizadas por la ATB.



  Esta no fue la primera vez que la entidad tucumana se encuentra bajo la lupa. Existe un antecedente de mediados de la década pasada, cuando Tucumán fue la vergüenza del país pugilístico por haber presentado y permitido pelear a una joven, menor de edad embarazada. Tamaño escándalo motivó la reacción de la Federación Argentina que intervino la Asociación, encargada de fiscalizar la actividad amateur.



  Pocas artimañas quedan por descubrirse en el mundo del deporte. Y aunque parece que no existe manera desconocida de que algunos se llenen los bolsillos, todavía no se pudo inventar la manera de prevenir o por lo menos detectar rápidamente a los autores y responsables de dichos actos sin causar daño colateral.



  El levantamiento de esta severa medida se adelantó debido a que las nuevas autoridades están en carrera para regularizar la situación institucional y boxística de todo el territorio, cumpliendo con las condiciones fijadas por la federación madre del boxeo: logró conseguir el normal funcionamiento otorgado por Personas Jurídicas, envió la documentación requerida donde quedan asentados la nómina de los miembros de la comisión directiva, memoria y balance de la entidad; nómina de los clubes representados y nóminas de técnicos con licencia FAB, entre otras.



  Con la nueva habilitación, se logró que el boxeo vuelva a los gimnasios y los aficionados a los estadios: sin boxeadores no hay gimnasios, sin profesores no hay boxeadores y sin boxeadores no hay público, no hay espectáculos, no hay competencias, sin competencias no hay títulos ni objetivos, se pierde el deporte, que en primera es por lo que se pelea, ¿no?.