Ingresar    Registrarse  

Elio Oktubre

Columnista
eliooktubre@laweek.com.ar
3813586373
FUTURO INMEDIATO EN SUSPENSO, FUTURO ETERNO EN EL OLIMPO
04-03-2017 10:52:54 hs.

No cabe ningún tipo de dudas de que el mencionar a Luis Fabián Scola remite inmediatamente a un emblema para el básquet y el deporte argentino. Un emblema construido a partir de su coloso talento para moverse en la zona caliente del juego como si no fuese un gigante, debido a su aptitud para el liderazgo y su sacrificio inclaudicable a la hora de entrenarse y de jugar, por ser uno de los que estuvo siempre, cada vez que la selección lo necesitó; un emblema forjado también con los prestigiosos laureles con los que condecoró la celeste y blanca, logros dorados aún cuando el final no fue en lo más alto del podio. En una frase, el “Luifa” es y será eternamente uno de los miembros del Olimpo del deporte de nuestro país.  Por eso, por todo ese glorioso pasado y esa perenne idolatría que se ganó, la noticia que se conoció esta semana, de que la franquicia de NBA para la que estaba jugando decidió “cortarlo” de su plantilla, no deja de sorprendernos y de inyectarnos cierta dosis de tristeza.



                Tras un poco más de dos décadas como basquetbolista profesional, entregándole todo al deporte que ama jugar,  Luis Fabián Scola, vive hoy un momento de incertidumbre en su carrera. En el comienzo de esta semana, el lunes 27, Brooklyn Nets  dio a conocer su decisión de dejar en libertad de acción a “Luifa”. Para los seguidores del mundo de la NBA, la desafectación del ala pivote de 36 años no fue una sorpresa, por el contrario era algo esperable. Brooklyn fue el equipo de peor rendimiento durante la temporada regular y ya sin chances de clasificar a los playoffs se centró en darles rodaje a los jugadores más jóvenes de su plantilla. Así, Scola apenas promedió 12,8 minutos de juego, 5,1 puntos y 3,9 rebotes en 36 partidos. Es más, durante febrero “Luifa” sólo jugó 27 minutos en 10 juegos, llegando anotar solamente un punto.



                La determinación de la franquicia se hizo pública mediante un respetuoso comunicado que el manager general, Sean Marks, difundió a través de las redes sociales y donde citaba: "Agradecemos todo lo que hizo Luis por nuestro equipo este año. Su dedicación y compromiso por el juego continuará sirviéndole como modelo a nuestros jóvenes jugadores. Aunque hubiéramos querido que Luis estuviera con nosotros hasta el final de la temporada, sentimos que merecía la oportunidad de contribuir a un candidato a los playoffs". Mostrando su apoyo y su cariño a “Luifa”, Emmanuel Ginóbili sostuvo al respecto “La noticia nos tomó por sorpresa, pero la situación no era sorpresa. Ya no estaba viendo casi minutos de juego y cuando los equipos no tienen la oportunidad de clasificar este tipo de cosas pasan. Los equipos buscan nuevos y jóvenes talentos para ponerlos en cancha. Para él lo que ocurrió fue lo mejor: tendrá tiempo para descansar y apuntar a otras cosas. Ojalá le surja una nueva opción de equipo". 



                Así planteada la situación, el capitán del seleccionado nacional debía esperar la chance de sumarse a algún equipo NBA que continúe en competencia, disputando los playoffs, y que requiriese sus aportes; el plazo para esa posibilidad se venció tras las 48 horas posteriores a la determinación tomada por los Nets. Ahora el ala pivot está libre para negociar con quien quiera, incluso con equipos de otras ligas. Lo más probable es que el destino inmediato para Scola esté en Europa; tal vez en la Liga ACB de España; quizás en su Saski Baskonia querido, donde es ídolo, y actualmente juega Laprovittola.



                Por lo tanto, habrá que esperar para saber cuál será el próximo equipo y el próximo básquet que contratará los servicios de Luis Scola. El futuro inmediato del ala pivote criado en Floresta y en Martín Coronado es incierto, está en suspenso. Lo que no resulta incierto, de lo que se puede estar completamente seguro con respecto a su futuro es que vaya a donde vaya se brindará por completo y que sea cual fuere ese porvenir “Luifa” tiene asegurado por siempre, eternamente, un lugar en el Olimpo del deporte argentino.