Ingresar    Registrarse  

Elio Oktubre

Columnista
eliooktubre@laweek.com.ar
3813586373
A MOSTRAR LOS APRENDIZAJES COSECHADOS
24-02-2017 14:45:49 hs.

El año pasado todo fue novedoso, inédito, desconocido para los Jaguares. Para la primera franquicia del rugby argentino el debut y la experiencia en el Súper Rugby de la temporada anterior (2016) fue labrar y sembrar una tierra totalmente desconocida, o más bien, una tierra de la cual la única certeza que se tenía era que para obtener alguna cosecha el trabajo y el esfuerzo debían ser extremados al máximo. Y allí fueron nuestros Jaguares, dispuestos a entregar todo, a exponer el físico (hubo muchas lesiones serias en el plantel), a comerse alguna que otra paliza rugbística, sabiendo que sólo con esa entera predisposición sería posible sembrar y, luego, cosechar grandes aprendizajes. Este año, nuevamente, habrá presencia de un equipo argentino en el campeonato profesional de rugby más importante del hemisferio sur y los desafíos que se les presentará a los rugbiers nacionales serán de igual o mayor exigencia física, mental y rugbística. El Súper Rugby 2017 acarreará para el equipo dirigido por Raúl Pérez el reto principal de plasmar en el campo de juego los aprendizajes cosechados el año pasado.



                Esta temporada, Jaguares integra la “Conferencia África 2” del Grupo Africano junto a Southern Kings, Sharks y Lions (estos últimos actuales subcampeones del certamen), a los cuales deberán enfrentar en dos ocasiones. Además, la franquicia argentina jugará un partido ante los de las “Conferencia África 1” (Stormers) y tendrá que chocar contra los cinco equipos de la “Conferencia Australiana” (Reds, Force, Brumbies, Waratahs y Rebels); a diferencia de la temporada pasada en la que se enfrentó a los cinco equipos de la Conferencia Neozelandesa. La gira inicial para el equipo argentino implicará dos matchs en Sudáfrica. El primero de ellos, el que marcará el debut, será este próximo sábado en Port Elizabeth, cuando enfrenten a las 12.15 -de nuestro país- a Southern Kings, rival directo de su Conferencia. El segundo choque será el sábado 4 de marzo frente a Stormers.



                Si bien es cierto que al no tener rivales neocelandeses, ni viaje a Japón y contar con un partido más en casa (respecto de 2016), la venidera temporada anunciada por Sanzaar, a priori, se puede advertir menos traumática que la campaña del debut, eso no quita que los Jaguares tendrán que encarar una ardua labor en este su segundo Súper Rugby, donde se apuntará no sólo a mejorar la producción del 2016 sino también a permitirse anhelar con conseguir un lugar entre los ocho mejores y clasificar así a la segunda rueda. Pero los inconvenientes para los argentinos se han venido acumulando desde el inicio de la pretemporada y desde distintos puntos cardinales. Así, las preocupaciones y los análisis no solamente han tenido que enfocarse en el altísimo nivel rugbístico que, se sabe, sus rivales pueden alcanzar, sino que además las lesiones y cuestiones contractuales también complicaron la preparación para el torneo. “El 15 ideal” que el Head Coach tenía en mente cuando comenzó la pretemporada se debió ir reformulando con el tiempo debido a las bajas por lesión y a las rescisiones de contrato de algunos jugadores como Facundo Isa, Facundo Bosch y Lucas González Amorosino. Entre los lesionados figuran apellidos relevantes, probables titulares. En la primera línea se dan las bajas de Ramiro Herrera y Nahuel Tetaz Chaparro. En la segunda y tercera, Javier Ortega Desio, Tomás Lavanini y Juan Manuel Leguizamón. Martín Landajo no jugará en todo el campeonato por una fractura en el peroné. Entre los backs se dan otras lesiones importantes como la de Juan Martín Hernández y Manuel Montero. Y como si esto fuera poco, debido también a una lesión, Nicolás Sánchez, el efectivo apertura tucumano y goleador del equipo, ni siquiera podrá ocupar un lugar en el banco para el debut.



                En palabras de Raúl Pérez, quien experimentará su segunda temporada como Head Coach del equipo, “El desafío inmediato es poder establecer dentro de la cancha toda la experiencia vivida y acumulada en 2016. Volver a competir en el torneo más importante y exigente del mundo, con una temporada encima, ya de por sí es muy diferente”. Lo que, en palabras personales, puede figurarse o representarse, metafóricamente, a modo de conclusión, que está claro que el principal objetivo de los Jaguares es poder mostrarse a sí mismos que lo sembrado durante la primera temporada en el Súper Rugby no ha sido en vano y, por ende, conseguir plasmar en su juego (tanto ofensivo como defensivo, cometiendo menos indisciplinas) que han cosechado ricos aprendizajes para atacar y tacklear esta laboriosa competencia en 2017.