Ingresar    Registrarse  

Franco Romero

Columnista
francoromero@laweek.com.ar
+54 9 381 671-2772
¿POR QUÉ UNOS SI, Y OTROS NO?
23-02-2017 10:17:58 hs.

Mucho se habla en la actualidad acerca de la igualdad de género, del lugar que ocupa o tendría que ocupar la mujer. Y en el ámbito del deporte es donde menos diferencias debería haber, porque es un sitio en el cual a todos les correspondería ocupar el mismo lugar o tener los mismos derechos. Y digo 'debería', porque si las hay.



El sábado en nuestro espacio radial me tocó tener la posibilidad de entrevistar a dos grandes jugadoras del basquet femenino de nuestra provincia: Natalia Aguirre (Juan Bautista Alberdi) y Lorena Casarrubia (Redes Argentinas), que estaban en la previa de la final del Torneo de Verano que sus respectivos equipos iban a disputar. Mientras íbamos llevando la entrevista e indagabamos con mis compañeros a las entrevistadas, fue imposible sacarme de la mente una de las respuestas de las chicas, y cito literal: "Nosotros debemos esperar a que los varones (hablando por el basquet masculino) no entrenen o no jueguen sus partidos para nosotras poder hacerlo. 



En ese momento es donde empiezan a surgir muchos interrogantes acerca de por qué unos son más valorados que otros, ¿por qué el basquet masculino tiene mayor privilegio? ¿acaso las chicas no defienden y dejan la vida por los colores? ¿no tienen el mismo derecho? ¿no transpiran la camiseta de la misma manera?



Son algunas de las preguntas que los que amamos el deporte, cualquiera sea, deberíamos preguntarnos. Pero también sería bastante injusto e hipócrita dejar de lado a los verdaderos responsables de esta problemática que aqueja al basquet femenino en Tucumán. Los dirigentes. Aquellas personas que creen que loa hombres tienen más privilegios, solamente por el hecho de ser hombres o porque vende mas la rama masculina. No se dan cuenta que atrás del basquet femenino hay millones y millones de historias, familias, esfuerzos, sueños. Madres que dejan a sus hijos, hijas que dejan a sus padres, mujeres que intentan combinar trabajo, estudio y deporte solamente con el fin de buscar su sueño que es entrenar, jugar al basquet y por qué no, gritar campeón. 



Desde este humilde espacio, hago un llamado a la reflexión a todos aquellos dirigentes, para que apoyen al basquet femenino de nuestra provincia, que es una disciplina que día a día sigue sumando más mujeres, que merece tener su propio espacio y su difusión porque se lo han ganado con cada gota de sudor transpirada y dejada en el parqué.